Comparte








Enviar

Ramiro Duchén Condarco

Esta cronologìa, que no pretende ser exhautiva, fue elaborada entre 2003 y 2008, poco más o menos, como parte de un trabajo mayor que se vio truncado por diversas razones. Hoy aprovecho este espacio web para compartirlo con mis amables lectores habida cuenta que se encuentra en un estado razonable para su difusiòn pública, aunque infelizmente, todavìa, inconcluso.

1879

El 28 de febrero nace en una casona de la calle Mercado de la ciudad de La Paz[1] don Franz Tamayo Solares, hijo de don Isaac Tamayo (1844-1914) y doña Felicidad Solares (  ?  –  ? ).  Su partida de bautizo –según describe Julio Díaz Arguedas– desapareció a consecuencia de un incendio. “Era el primogénito de entre seis hermanos: Max, Isaac, José, Emma y Adriana […] su nombre de pila era Francisco, pero […] años más tarde prefirió adoptar el nombre alemán de Franz ‘porque le parecía más bonito’”[2].

Don Isaac Tamayo, que utilizó el pseudónimo de Thajmara, fue un destacado “escritor, economista, diplomático y sociólogo. Fue Oficial Mayor en el gobierno de Melgarejo (1864-1871). Diputado por La Paz, a la Constituyente de 1868 y a la de 1878. Subsecretario del presidente Daza durante la Guerra del Pacífico. Ministro Plenipotenciario en el Paraguay en 1887. Firmó el Tratado de Límites Tamayo-Acevedo /sic/. Ministro de Hacienda y Fomento de la Administración de Aniceto Arce”.[3]

El nacimiento del genio paceño coincide con la invasión chilena a territorio boliviano que ocasionó la llamada Guerra del Pacífico a consecuencia de la cual Bolivia perdió su litoral marítimo.

El país, a la sazón, se encontraba gobernado por Hilarión Daza (1876-1879), quien había asumido la primera magistratura de la nación luego de un golpe de estado.

El 14 de febrero de este año se produjo la invasión chilena a territorio boliviano. “… Dos días después, el 16 los chilenos tomaron el centro minero de Caracoles./ La invasión inició unilateralmente el conflicto bélico. Al no existir líneas telegráficas en nuestro territorio, la noticia llegó a Bolivia vía Tacna. El vapor Amazonas llegó al atardecer del 19 de febrero a Tacna con la noticia, el cónsul boliviano Manuel Granier escribió una carta al Presidente y la envió con el chasqui Gregorio Collque (Goyo) que hizo el máximo esfuerzo y cubrió la distancia a La Paz en cinco días. El 25 entregó la carta a Daza. El 26 el gobierno hizo una proclama a la nación comunicando la agresión y estableciendo los aprestos para la defensa”.[4]

“La suerte de la guerra de 1879, sellada por la retirada de Camarones y la derrota y dispersión del combate de San Francisco, conmovieron fuertemente a las fuerzas de vanguardia y al ejército boliviano y también a la población civil, lo que desencadenó que el coronel Heliodoro Camacho y otros jefes militares, desconocieron al Presidente Daza (27 de diciembre de 1879) y al mismo tiempo, en La Paz, el pueblo derrocó al gabinete que mandaba el país en ausencia de Daza, quien se embarcó para Europa.”[5] Narciso Campero se hizo cargo, entonces, del gobierno.

1880

“La convención del 80 decidió ratificar a Campero como Presidente constitucional, cargo al que juró el 16 de junio de 1880 tras llegar de Tacna. Lo acompañaban Aniceto Arce como primer vicepresidente y Belisario Salinas como segundo.”[6]

El 26 de mayo se inicia la batalla del Alto de la Alianza.

1883

El 24 de septiembre, don “Aniceto Arce recibía, en ceremonia solemnizada por la presencia de la representación parlamentaria y la del cuerpo diplomático, de manos del Jefe de Estado: general Campero, la medalla vicepresidencial, que como insignia de su mandato constitucional de segundo jefe, debía usar por todo el tiempo legalmente prescrito, y esa ceremonia tenía la virtud de simbolizar el reencauzamiento de la vida nacional felizmente reimpuesto por la realidad de la crisis, que, al llevar al país del campo de la guerra al de la paz, conseguía también que el imperio cayera por su propio peso, con la consiguiente esperanza del establecimiento de la república”.[7]

“El 20 de octubre se firmaba en Ancón, con absoluta prescindencia de Bolivia, aliada del Perú el celebérrimo tratado de la fecha entre Perú y Chile, por el cual el primero cedía al segundo el territorio de Tarapacá hasta la quebrada de Camarones, entregándole, además, por espacio de diez años, los de Tacna y Arica”.[8]

1884

“Cuando el gobierno convocó a Palacio al consejo consultivo organizado por Campero para deliberar acerca del tratado de tregua con representación de los tres partidos a partir del 21 de febrero de 1884, tanto don Gregorio Pacheco como Eliodoro Camacho asistieron a la reunión, pero no el doctor Arce, a quien representó en esa ocasión don Isaac Tamayo”.[9]

En las elecciones que tuvieron lugar este año, “Pacheco obtuvo 11.760 (38,60%) votos, Arce 10.263 (33,68%) y Camacho 8.202 (26,92%). Por segunda vez en la historia el congreso tuvo que elegir al ganador de entre los tres candidatos, tal como prescribía la constitución. Fue en esta instancia en que se selló el nacimiento de los conservadores. La mediación de Mariano Baptista logró un acuerdo entre Pacheco y Arce. La ratificación de la primera mayoría relativa conllevaba  un compromiso de garantizar la presidencia para Arce en 1888. Gregorio Pacheco fue ungido presidente, acompañado por Mariano Baptista como primer vicepresidente y Jorge  Oblitas como segundo vicepresidente.”[10]

El 4 de septiembre se hace cargo de la presidencia Gregorio Pacheco Leyes (1884-1888).

Terminan las hostilidades en la Guerra del Pacífico.

1886

Don Isaac Tamayo es nombrado Ministro Plenipotenciario ante el gobierno paraguayo, con el propósito de negociar la aprobación  por el Paraguay del Tratado de 1879 (Quijarro-Decoud). “El 25 de noviembre se produce un cambio en el gobierno paraguayo y fue nombrado Canciller Benjamín Aceval. Tamayo reanudó sus gestiones para obtener la aprobación por el Paraguay del tratado de 1879, empero el Ministro de Relaciones, Aceval, le contestó que él no lo presentará a su Congreso y le sugirió la firma de otro tratado sustitutivo […] que resultó ostensiblemente desfavorable a Bolivia”,[11] según algunos estudiosos.

De esa manera, a los siete años de edad, Franz Tamayo realizó su primer viaje por América que le causaría profunda impresión, e inició simultáneamente “sus primeros estudios y ensayos literarios”, según declaración propia.[12]

1887

El 16 de febrero de este año, se pacta el Tratado Tamayo-Aceval, cuya negociación fue iniciada en el año anterior. Según José María Salinas, este tratado, por muchos años, fue considerado lesivo para los intereses del país, como lo corrobora la anterior transcripción perteneciente a la autoría de Jorge Escobari Cusicanqui “pero ahora, después del desastre del Chaco, pensamos que ésa habría sido la gran solución”.[13]

1888

“El día 25 de enero el gobierno de Pacheco convocó a elecciones generales para el primer domingo de mayo. Era la primera vez en la historia del país que un gobierno constitucional conformado por regular vía electoral no legitimadora del golpe, llamaba a elecciones”.[14]

En las justas electorales resultó triunfador Aniceto Arce que “obtuvo 25.396 votos (73,78%) y /Eliodoro/ Camacho 7.183 (20,86%). Fueron elegidos vicepresidentes José Manuel del Carpio y Serapio Reyes Ortiz.”[15]

El 15 de agosto se hace cargo de la presidencia el ganador de las elecciones, el industrial Aniceto Arce (1888-1892).

1889

Don Isaac Tamayo asumió el 12 de marzo el Ministerio de Hacienda e Industria, cargo que ocuparía durante un año.[16]

Franz Tamayo, de diez años de edad, escribe perfectamente en español y lee inglés y francés, además de dominar el aymara.[17]

1890

El 1 de marzo don Isaac Tamayo renuncia al Ministerio de Hacienda e Industria.[18]

1892

Asume la presidencia Mariano Baptista Caserta (1892-1896).

El padre de don Franz Tamayo es nombrado Prefecto del departamento de La Paz.[19]

1893

Franz Tamayo realiza su segundo viaje por el continente Americano, a sus catorce años de edad. En este período, Tamayo comienza a estudiar historia, de acuerdo a lo manifestado por él mismo en el prefacio de Odas.  El autor sitúa el origen de Odas entre el viaje inicial por América de 1886 y el posterior de 1893. Dice: “En estos dos viages se encuentra el orígen de este libro; pues el viagero, al estudiar Literatura, concibió una teoría artística; y al estudiar Historia, germinó una creencia en su alma”.[20]

1896

Don Isaac Tamayo es nombrado Cancelario de la Universidad de La Paz, cargo que desempeñaría durante un año.[21]

El 19 de agosto[22] jura a la presidencia Severo Fernández Alonso (1896-1899), último representante del conservadurismo.

1898

La rivalidad entre el Norte (La Paz) y el Sur (Sucre) tuvo sus más severas manifestaciones este año de 1898 con la denominada ‘cuestión de la capitalía’: “cuando el Sur cada vez más desconfiado de las pretensiones norteñas, quiso y logró anclar la capitalidad sucrense en una ley específica, se retiraron de la capital los parlamentarios paceños (17-XI-1898). Entonces, el presidente S. Fernández Alonso se dirigió a La Paz (10-XII-1898), con el fin de dominar la rebeldía del Norte. El 12-XII-1898, S. Reyes Ortiz, M. Pinilla, F. E. Guachalla y F. Zuazo, conformaron en La Paz una junta revolucionaria, que de momento no contaba ni con hombres ni con armas para hacer frente al ejército constitucional. Para lo primero llamó a J. M. Pando (hasta entonces senador por Chuquisaca), quien levantaría a la imprescindible indiada; las armas las traería J. M. Braun (representante de firmas peruanas exportadoras de alcohol, a quien los revolucionarios prometieron la adjudicación del estanco correspondiente), mientras C. Pinilla, embajador en Lima aceleraba la negociación. Así se encendió la guerra en el altiplano paceño y orureño (de Wiacha a Q’araqullu), tan peligrosa que ni el subalterno aymara de Pando, P. Zarate ‘Willka’ la pudo controlar: el enfrentamiento ‘blanco’ a menudo se transformaba en guerra ancestral entre unas y otras comunidades aymaras.”[23]

Se publica en la imprenta de R. Richter el primer libro de Tamayo: Odas, trabajo que no mereció mayor atención de la crítica contemporánea. El libro primero de Odas fue escrito entre 1895 y 1897, es decir, cuando el autor contaba entre 16 y 18 años; el libro segundo, está fechado entre 1897 y 1898, esto es: cuando Tamayo transitaba entre los 18 y 19 años.

Ni El Comercio ni El Imparcial, ambos de La Paz, comentaron en sus columnas ese significativo hecho; únicamente, el primero, en su edición del 29 de noviembre, publicó un aviso con el siguiente tenor: “ODAS, por Franz Tamayo, 16o; 200 páginas. En venta en la Librería Lakermance, Ingavi, N° 12 y 14 y en la Casa de Chavaneix, Comercio N° 9, 11 y 13″. Esa “conspiración de silencio”, posiblemente se acentuó debido al hecho de que el país, en aquellos lejanos días, vivía una angustiante crisis al haberse declarado la Revolución Federal (Dic-1898), que acaparaba prioritariamente la atención de los hombres de prensa y la ciudadanía.

1899

Triunfa la denominada “Revolución Federal” cuyo único resultado tangible fue el traslado de la sede de Gobierno de Sucre a La Paz. Asume la presidencia una junta compuesta por José Manuel Pando, Serapio Reyes Ortiz y Macario Pinilla Vargas (12.Abr.1899 al 25.Oct.1899). Inmediatamente se hace cargo del gobierno José Manuel Pando (1899-1904). Comienza, así la era liberal que se prolongaría por dos décadas.

Isaac Tamayo y sus hijos viajan a Europa, luego de la caída del último presidente conservador: Severo Fernández Alonso (1896-1899). La estadía de los Tamayo en el Viejo Mundo se prolongaría por tres años alternando su residencia entre Francia, Gran Bretaña y Alemania.[24]

1904

Los Tamayo regresan a Bolivia al comenzar el primer período gubernativo de Ismael Montes (1904-1909).[25]

Este año Franz Tamayo solicita “rendir examen de abogado sin haber cursado la Facultad de Derecho, ya que había estudiado leyes particularmente en su casa”.[26]

El 20 de octubre se produce la firma del Tratado de Paz, Amistad y Límites con Chile en virtud del cual se enajenó el departamento del Litoral “fijando una nueva frontera que va, de S a N, por la cordillera de los Andes, desde el punto Trifini Zapaleri (Bolivia-Argentina-Chile) hasta el Hito Trifinio Bolivia-Chile-Perú, en el sector Charaña”.[27]

1905

Tamayo rinde examen ante un tribunal de la Universidad de La Paz para optar el título de abogado, sin haber seguido los cursos regulares en dicho centro de educación superior. El tribunal aprueba al postulante.[28]

 

En este mismo 1905, según Baptista “puede rastrearse la enemistad entre Tamayo y Alcides Arguedas”, cuando este último “retorna de Europa y se convierte en el abanderado de las nuevas corrientes literarias, agrupando a los jóvenes en el movimiento de ‘palabras libres’. Lo secundan Abel Alarcón, Fabián Vaca Chávez, Armando Chirveches, José Luis Tejada Sorzano. Tamayo permanece al margen, lo que provoca más de un artículo del jefe del grupo contra los que niegan su concurso a un movimiento generacional que quiere romper lanzas con el pasado…”.[29]

Publica en la imprenta Velarde el fascículo primero de sus Proverbios sobre la vida, el arte y la ciencia.

1909

Tamayo tiene una corta estadía en la redacción de El Tiempo, como uno de los “colaboradores fundadores” del mismo, de acuerdo a lo declarado por el propio polígrafo.[30] Este órgano de prensa fue fundado en 1904 en su primera época, y luego, en 1909 empezó una segunda etapa.[31]  Coincidente con el comienzo de esta segunda etapa, el 19 de abril de 1909, Tamayo inicia sus colaboraciones en el mencionado órgano de prensa.  El 16 de mayo da por concluida su participación en El Tiempo. Fruto de su efímero paso por este periódico, resultan los conocidos doce artículos de prensa escritos por Tamayo en aquél, y reproducidos luego como folleto.

En mayo se realizaron elecciones. “Elidoro Villazón enfrentó a Eufronio Viscarra, vicepresidente electo de Guachalla que se había quedado con los crespos hechos y ganó cómodamente con 37.845 (92,51%). Fueron elegidos vicepresidentes Macario Pinilla y Juan Misael Saracho.”[32]

Este año llega a Bolivia la famosa misión belga encabezada por el entonces joven maestro Georges Rouma, [33] quien el 6 de junio fundó la Escuela Nacional de Maestros en la Capital de la República, Sucre.

“La obra pedagógica de Rouma en Bolivia, fue, no obstante, objeto de severas reprobaciones en el país, y uno de los que hizo edificante crítica de aquella fue Franz Tamayo, quien con ‘el propósito inicial’ de analizar racionalmente los ‘sistemas pedagógicos introducidos en el país por la misión belga’ se ‘lanzó más que contra esos sistemas, contra todos los antecedentes ideológicos de los mismos’, esto es: contra el ‘humanismo’, el ‘liberalismo’ y, ante todo, contra el ‘cientificismo’ positivista, no sin dar, por primera vez, expresión vigorosa a las primeras manifestaciones del anti-positivismo en pleno reinado del positivismo en Bolivia./ Con genial fuerza creadora, Tamayo, cuyas ideas pedagógicas no han sido debidamente comprendidas hasta hoy, sostuvo que no existe ‘una ciencia pedagógica’, sino ‘ciencias pedagógicas’ de carácter concreto y nacional, y, en atención a este postulado que inspira toda su obra, proclamó la necesidad de instituir en la República una pedagogía capaz de impulsar el desarrollo de la ‘energía nacional’, ante cuya prioridad y preeminencia no puede haber ‘ciencia europea que valga’./ Más tarde, tanto el influjo del científico belga como el del pensador boliviano tuvieron la virtud de inspirar, en el campo de la pedagogía, otras obras de importancia, tales como Arcaismo de la Misión Belga (La Paz, 1917), del doctor Juan Bardina; La Transformación Pedagógica (La Paz. 1928), de Mario Legrand; el Estudio Sociológico y Psicológico del Niño Boliviano (La Paz, 1930) del profesor Ramón Retamoso L. La influencia de Tamayo se prolonga y rebasa la época positivista; puesto que se manifiesta en La Pedagogía Nacional Indígena de Max A. Bairon, y entre muchas otras en El Niño Boliviano (La Paz, 1938) de Jaime Mendoza, obra en la que su autor, a semejanza de Tamayo e inspirado por él, sostiene que la ‘fórmula’ básica de nuestra pedagogía es la comprensión del ‘alma boliviana’, particular versión de la exaltación del ‘carácter nacional’ de Tamayo, y en la que, finalmente afirma, que ‘tratándose de la educación de nuestros niños’, tenemos que ‘profesar’ una ‘pedagogía boliviana y no una pedagogía universal’”.[34]

El 12 de agosto de este año de 1909, asume la presidencia Eliodoro Villazón (1909-1913).

Este año, Tamayo habría conocido a doña Luisa Galindo y se habría enamorado de ella[35]. La pareja tuvo –de acuerdo con lo relatado por Baptista, quien recogió en una entrevista periodística publicada en Ultima Hora el 24 de enero de 1975 el testimonio de la señora Luisa Galindo– quince hijos, la mayoría de los cuales murió a temprana edad.[36]

Los Tamayo Galindo fueron:Ruy (muerto a los 19 años en el cuartel), Harmodio, Jaime, Elvira Tamayo de Bascopé (Gracián, Emilio, Leonardo, David), Teresa Tamayo de Portocarrero (Gringa y Marcos)

1910

En febrero, llegó a Bolivia el político estadounidense William Bryan,[37] quien dictó una conferencia que fue comentada por don Franz Tamayo.

Por aquellos días, arribó a nuestra capital el señor William Bryan, quien por tres veces sin obtener triunfo alguno, había sido candidato a la presidencia de los Estados Unidos por el Partido Demócrata. El “universalmente conocido”, como lo motejaba la prensa paceña, ofreció una disertación en el Congreso, que de inmediato fue comentada por Tamayo, quien al respecto afirmaba: “Nos habló de las dos formas de gobierno, y tocó estas dos ideas capitales: el ‘self-goverment’ (que yo traduciría ‘el propio dominio’) y el instinto de sociabilidad humana. Todo el hombre está en estos dos pensamientos. El lo sabe, siendo como es el fruto y la flor de una raza cuya asombrosa grandeza son el resultado de estas dos direcciones combinadas. Ser el amo de si mismo, sea una fuerza viva que se gobierna á sí propio, por una parte, y por otra, sea un hombre entre hombres, no olvidar que cada uno nos debemos á los demás y todos se deben á nosotros; no desconocer que hay un lazo externo de solidaridad y, comunidad humanas y que en la educación de las sociedades el esfuerzo colectivo no es más que la suma de los esfuerzos individuales”. En las últimas líneas, el autor, elogia los criterios del norteamericano, y no sin cierta sorna, expresa que durante esa intervención y tras ella: “Un vago asombro se desprendía de las murallas camarales. Pobres muros; la falta de hábito…”.[38]

“El 9 de abril de 1910 la prensa publicaba por primera vez ‘la idea de formar una liga con programa radical’. El primer paso en la organización del partido radical estaba dado, y con él la difícil, dura e incomprensible trayectoria seguida por este partido”.[39]

“En 1910 Elío puso en pie la liga radical. Los retoños del liberalismo apuntaron por encima de las cabezas de sus progenitores […] La llamada generación radical no fue otra cosa que el sector avanzado y juvenil del liberalismo puritano -una especie de izquierda liberal- que soñaba con rectificar, a través de la crítica leal, de la oposición parlamentaria, los errores cometidos desde el poder”.[40]

A mediados de este año, Tamayo comenzó a publicar en la prensa una serie de artículos sobre educación.  El 3 de julio de este año de 1910, inició la publicación de los editoriales en El Diario, serie que se prolongaría hasta el 22 de septiembre, y que inmediatamente se publicaría como libro bajo el título de Creación de la Pedagogía Nacional.

A consecuencia de ello se desató una polémica pedagógica con Felipe Segundo Guzmán, quien, desde las columnas de La Epoca retrucó las ideas de Franz Tamayo y planteó sus puntos de vista, distintos de los de Tamayo sobre el problema educativo de Bolivia. Todo ello quedó plasmado en un volumen intitulado El problema pedagógico en Bolivia, volumen que consta de dos partes. La primera: Veintidós artículos de réplica a El Diario, publicados en La Epoca bajo el pseudónimo de Camilo Segal, y la segunda: Reflexiones sobre diversos temas pedagógicos.

La polémica anteriormente mencionada se desarrolló en el plano estrictamente pedagógico. En lo concerniente al ámbito político, en esta época, Tamayo, “convencido de que la política es esencialmente fuerza y osadía –sostiene Juan Albarracín Millán– predicó en Creación de la Pedagogía Nacional la necesidad de explicar la vida por la voluntad de luchar, acusando al liberalismo de intelectualismo. Este libro fue el primer manifiesto político-filosófico que se escribió contra la crisis del montismo como expresión de la decadencia positivista. Caracterizar la política como lucha por la vida, tuvo en aquellas circunstancias muchos atractivos, aunque pocos justificativos reales”.[41]

“Dentro de la misma corriente positivista –sostiene Ramiro Condarco Morales– que enfatizó el valor determinante del medio, la raza y el momento histórico, surgieron otros valores de brillo y renombre como Franz Tamayo, quien, aun sin ser positivista, destacó en su ya mencionada Creación de la Pedagogía Nacional que el medio, la raza y la historia, imprimieron hondamente su huella en los rasgos del alma y del carácter nacional”.[42]

Este año se registra el nacimiento del primer hijo de Franz Tamayo con Luisa Galindo (25 de julio de 1910). De acuerdo con información proporcionada por M. Baptista G. “según se ve por la anotación de puño y letra de Tamayo, en el libro que guarda doña Luisa en su habitación. Tamayo llevaba nota de todo, en varias libretas del mismo color, pero hoy /1975/ esas libretas, guardadas por la familia, son casi ilegibles, por la letra menuda, y el paso del tiempo”.[43]

1911

En febrero, el Concejo Municipal de La Paz designa a Franz Tamayo como miembro del “Jurado de Imprenta”, junto a distinguidos ciudadanos entres los que se cuentan: Tomás O’Connor d’Arlach, Abdón Calderón, Gil Tapia, Elías Zalles B., Jorge E. Zalles y muchos otros.[44]

El 13 de julio, el denominado “Centro Jurídico”, que aglutinó en su seno a prestigiosos abogados, organiza una sesión de gala en homenaje al ciento dos aniversario de la Revolución del 16 de Julio de 1809, que cuenta con la participación de talentosos intelectuales como Franz Tamayo y Daniel Sánchez Bustamante.

Tamayo fue elegido presidente del Centro Jurídico, corporación dirigida en la anterior gestión por el abogado Walter Méndez.

Al finalizar septiembre, es nombrado catedrático de sociología en la Facultad de Derecho de la Universidad de La Paz.[45]

1912

Este año, y cuando Tamayo todavía detentaba la cátedra de sociología en la Facultad de Derecho de La Paz, en ocasión de la reinstalación del año escolar de ese año, dictó la conocida conferencia sobre la Crítica del Duelo, publicada inmediatamente en El Diario, y luego como folleto, en la imprenta Velarde.

El 31 de octubre, brindó un discurso en la sesión de gala del Centro Jurídico.  El tema fue la fuente filosófica del derecho según Arthur Schopenhauer, conferencia que también fue publicada como folleto en la Imprenta Velarde.

1913

Este año Tamayo tiene un breve paso por la dirección de El Diario de La Paz. Editorialmente expone desde aquél “la doctrina del naciente Partido Radical en varios artículos. Firma el primero de ellos /el propio/ don Franz Tamayo, pero por su ilustración y su enjundia, pertenecen sin duda, todos al jefe de esa fracción política”.  Luego de la primera derrota radical “en la elección para munícipes, deja Franz Tamayo la dirección de El Diario, pasándola a manos de Luis Espinoza y Saravia”.[46]

Posteriormente, y en ocasión de las elecciones presidenciales realizadas este año de 1913, Tamayo se postula a una diputación por La Paz en las listas del oficialismo, es decir, del liberalismo, resultando elegido, al haber ganado Ismael Montes (1861-1933) ampliamente las elecciones; asumió la presidencia el 13 de agosto.[47] “Montes fue el único candidato y obtuvo  77.731 votos (99%), el porcentaje más alto de votos que haya  recibido  jamás Presidente alguno en la historia del país. Fueron elegidos primer vicepresidente Juan Misael Saracho que falleció en el cargo (1915) y José Carrasco como segundo vicepresidente” .[48]

“Tamayo ingresó en el Partido Liberal para participar del gobierno como tal, pero también para reformar al partido. A Tamayo le correspondió, pues, la tarea de reunir a todos los movimientos juveniles descontentos e incorporarlos a la juventud liberal, para desde allí organizar la liga radical”.[49]

Tamayo decía este año: “La juventud radical se incorporó sin reservas al cuerpo general del liberalismo porque éste acepta los cambios radicales… he aquí porque el radicalismo boliviano nació aceptando el liberalismo…”.[50]  “El Partido Radical no se declaró opuesto al liberal sino su avanzada…”.[51]

Franz Tamayo sentía, aún, profunda admiración por Ismael Montes, Presidente de la República en dos ocasiones: (1904-1909 y 1913-1917). De esa manera, el 1 de junio se produjo un intercambio de discursos entre Tamayo y Montes en oportunidad de una cena ofrecida por la juventud radical en homenaje de éste, que a la sazón, había sido electo por segunda ocasión para guiar los destinos de la nación. Tamayo, en la ocasión, dijo, entre otras cosas: “Señores, al beber este vino simbólico por la gloria de Montes, no olvidéis que estáis bebiendo por la más alta flor de la raza y por el más rico fruto de la energía nacional…”.[52] “Con estas palabras –comenta Juan Albarracín Millán– Tamayo vio encarnado en Montes a Nietzche y Kant”.[53] Inmediatamente los textos se reprodujeron en un folleto ese mismo año, impreso por la Imprenta Artística.

1914

Este año, poco antes de la muerte de don Isaac Tamayo, se publicó la obra Habla Melgarejo. A la juventud boliviana, rubricada por Thajmara, pseudónimo que utilizó el autor.  Este libro “…no es precisamente una obra histórica, no es tampoco una obra de sociología, es simplemente una serie de reflexiones sobre la vida boliviana, sobre historia, política internacional, finanzas, derecho, pedagogía, etc. Impugnando la miopía de los historiadores que sólo ven el hecho escueto, Tamayo enseña el verdadero análisis histórico y la interpretación profunda de nuestra realidad. Se habla allí de forma despejada y sin prejuicios de hombres, de cosas y costumbres intocados en el pequeño mundo de su tiempo y para el cual sonaron a blasfemias. El libro fue un latigazo en plena faz de la gazmoñería político-social. Hoy mismo ciertas opiniones parecería paradógicas y algunas levantarían apasionadas controversias. Tan insólitas sonarían estas al propio autor que tuvo que servirse de una ficción literaria para expresarlas…”.[54]

El 8 de agosto de ese año de 1914 el diputado Abel Iturralde denunciaba ante el Legislativo una serie de atropellos cometidos por el gobierno de Montes contra la libertad de expresión en los momentos previos a la dictación del estado de sitio, que en sesiones siguientes mereció un informe detallado por parte de los ministros de Gobierno y Fomento, Juan María Zalles, de Relaciones Exteriores y Culto, Cupertino Arteaga y de Guerra y Colonización Néstor Gutiérrez: “De mi parte –decía Iturralde– cumplo también el penoso deber de informar a la H. Cámara, sobre los atentados que acaban de producirse. Sin que antes y en forma legal haya habido declaratoria de estado de sitio en la República, se han clausurado cuatro imprentas en las que se editaban los diarios La Verdad, La República, La Acción y El Diario”.[55]

El 14 de septiembre falleció, en La Paz, el padre de don Franz, don Isaac Tamayo, quien, además de haber estado vinculado a las letras y el periodismo, fue un eminente hombre público, abogado parlamentario y diplomático. La noticia se conoció en los siguientes términos: “En la madrugada de hoy ha dejado de existir el doctor Isaac Tamayo, meritorio personaje que ha tenido en vida una espectable figuración en política, en la administración y en el desenvolvimiento económico del país./ Sabemos que por disposición testamentaria, en la que se consigna mandato severo del extinto, sus restos serán conducidos mañana de madrugada a la finca Chacoma, donde serán inhumados. En su testamento el doctor Tamayo había consignado su voluntad de que se lo enterrase sin pompa, sin exhibición del cadáver”.[56]

El 17 de agosto la Cámara de Diputados inicia el tratamiento en detalle del proyecto N° 130 de 1914, referente a la Reforma de la Ley Orgánica de Municipalidades de 21 de noviembre de 1887. En su tratamiento Tamayo hizo algunos aportes.[57]

Se publica el segundo fascículo de sus Proverbios sobre la vida, el arte y la ciencia en la Imprenta Artística.  A estas alturas, Tamayo contaba con 35 años.

Este año se fundó el Partido Radical, “como una escisión del liberalismo, simultánea con la que dio lugar al Partido Republicano”.[58]

1915

Junto a Tomás Manuel Elío y Luis Espinoza y Saravia, Tamayo, instituye, el 21 de febrero, El Fígaro, rotativo en el cual permanece hasta su estrepitoso rompimiento político y personal con el primero de los nombrados.

El 30 de agosto inicia la interpelación al Ministro de Hacienda, Julio Zamora (7.Ago.1914 al 4.Dic.1915),[59] “sobre la inconveniencia de reunir en una misma persona las calidades de Ministro de Estado por una parte, y las de industrial negociante con el Estado y partícipe de los negocios fiscales, por otra”.[60]

1917

Este año fue de “gran actividad  periodística para Tamayo.  Del 16 de marzo al 15 de abril publica una serie de 11 artículos relacionados con el radicalismo ‘honesto’ de Cleto Cabrera, contra el radicalismo ‘tránsfuga’ de Elío y en clarificación del radicalismo independiente que asumía.  El punto de partida de estos trabajos  es de defensa de la posición de Tamayo que proponía un radicalismo libre, ajeno al ‘ponguear político’ a favor de otros partidos”.[61]

Entre febrero y marzo de este año, Tamayo no tenía dónde escribir. Se le habían cerrado las puertas de todos los periódicos que por entonces circulaban, esencialmente, por cuestiones políticas.

Desde mediados de marzo de 1917 hasta el 28 de abril del mismo año, colaboró con  la redacción de La Razón, casa periodística a la que renunció voluntariamente y así lo hizo saber a su director mediante una misiva pública.[62]

El primer día de mayo, se inició la circulación de El Hombre Libre, del cual don Franz, fue fundador y Director Político. La primera mesa de redacción estuvo conformada por Felipe Segundo Guzmán, Franz  Tamayo, Eliodoro F. Delgado, J. Gabriel Levy, Juan Manuel Balcazar, Manuel Viaña, Ricardo Perales y Luis Pinto Olivares. El mencionado impreso, conforme a sus responsables, era un “diario radical”, en el cual sus redactores “escribían renunciando al oprobioso anonimato”, por una parte y por otra, dentro de sus filas “no existía el pongueaje”. En su número inaugural, el genial polígrafo registra un artículo titulado “El canto de Guerra”, destinado a explicar la posición del nuevo órgano de prensa.

Ese mismo año, El Hombre Libre realiza una campaña de prensa contra las doctrinas educativas planteadas por Georges Rouma, a la cabeza del maestro español Juan Bardina, secundado, particularmente, por los redactores Felipe Segundo Guzmán y Vicente Fernández y G., con el amparo de Tamayo. El educador y periodista español publicó este año el volumen intitulado “Arcaismo del Instituto Normal Superior organizado por la misión belga, con la Memoria presentada al Señor Presidente de la República, dimitiendo el cargo de Director de la Sección de Letras”.[63]

El 15 de junio muere en El Kenko el ex presidente José Manuel Pando (1899-1904).[64]  Las circunstancias en que se produjo esta muerte originaron uno de los procesos judiciales más sonados e injustos en nuestro país, puesto que se acusó de ser autor de la muerte a un joven de 16 años, Alfredo Jáuregui, quien a la postre, fue ejecutado una década después por disposición de los juzgadores, quienes lo encontraron culpable.  (Sobre este tema véase la sección noticias del presente trabajo, correspondiente al año 1917).  En torno a este asunto, y a título informativo, es ilustrativo el siguiente párrafo perteneciente a la autoría de Ramiro Condarco Morales: “Los ejecutores, y al mismo tiempo los instrumentos de ese supuesto crimen político resultaron (según esa hipótesis ostensiblemente calculada y a la que ‘prestaron su adhesión’ los hombres públicos más insignes de la época como [Bautista] Saavedra, [Hernando] Siles y [Franz] Tamayo) los hermanos Jaúregui. Al hermano menor: Alfredo, como se sabe, tocó desempeñar el papel del mártir sacrificado en aras de una mentira convencional y fue fusilado, en 1927, diez años después de la misteriosa muerte  del Gral. José Manuel Pando, y al cabo de un ruidoso y absurdo proceso cuyo infinito número de excesos, enormidades, aberraciones y transgresiones contra la lógica, el ideal de justicia, el espíritu de la ley, el derecho y la ciencia penal, llevan consigo los cuerpos de ese proceso, verdadera fuente de sorprendentes revelaciones históricas útiles para el estudio de toda una década de colapso y decadencia en la administración de justicia de la República de Bolivia”.[65]

En ese contexto, El Hombre Libre se convirtió en uno de los principales impulsores de la hipótesis del asesinato del Gral. Pando, bajo la batuta de Tamayo.

Al finalizar junio de 1917, se desató una sublevación indígena encabezada por los comunarios de Koniri que incendiaron y saquearon esta vasta propiedad de la familia Tamayo.[66] No debemos perder de vista que, como dice Ramiro Condarco Morales, los Tamayo -Isaac y Franz- fueron característicos representantes de la clase terrateniente “que aparte de Yarwichambi, eran propietarios de Kenamaya, Koniri y Chacoma, tres fundos que en su conjunto formaban un solo rústico de 200.000 hectáreas, unos 2.000 kilómetros cuadrados (una gran parte de la provincia Ingavi) deficientemente explotados por medio de rudimentarios procedimientos agrícolas que daban a la vasta hacienda características inconfundibles del típico latifundio”.[67]

El 28 de julio promueve la fundación de la Federación de Periodistas Independientes, organización que pretendía aglutinar a los periodistas independientes de la República.  Su fundación obedeció más a cuestiones políticas, que periodísticas, por lo que su existencia fue efímera y hasta intrascendente.

En las elecciones de este año, participó José Gutiérrez Guerra, como candidato elegido por la convención que realizaron los liberales. “Por primera vez un Presidente liberal no intervino en la designación de sucesor. Gutiérrez derrotó a Pinilla y Villazón en esas ‘primarias’ y ganó los comicios nacionales con 73.705 votos (86,88%). El candidato opositor José María Escalier logró 9.956 (11,73%). Fueron elegidos primer vicepresidente  Ismael Vásquez y segundo vicepresidente José Santos Quinteros”.[68]

El 15 de agosto asume la presidencia José Gutiérrez Guerra (1917-1920), el último presidente liberal.

El 18 de agosto, Tamayo publica en El Hombre Libre “Crónica de los tiempos de Maricastaña. Fantasía literaria. Epístola anticuada y polvorienta encontrada en los archivos de la isla Barataria, en viejo castellano y puesta en moderno romance por el que suscribe. Tiene sus lagunas”, furibundo panfleto contra Elío, que marca el fin de la relación entre ambos.[69]

Al comenzar octubre de 1917 muere la hija de D. Franz y de Blanca Bouyun, Anita Tamayo a los once años de edad.  La salud de don Franz sufre un rápido deterioro a consecuencia de la tragedia, por lo que se vio obligado a postrarse en cama casi todo el mes de octubre,[70] recuperándose totalmente sólo los primeros días de noviembre.[71]

El 28 de noviembre de 1917, Tamayo firma una alianza electoral con Bautista Saavedra, “.  El Hombre Libre, Año I, N° 3.   (LP.4.May.1917): 1. municipales que debían realizarse ese año, sin comprometer, por ello, los programas de cada partido. Se establecía que en caso de lograrse la victoria, los partidos individualmente quedarán en “completa libertad de acción”, mientras que la campaña electoral quedaba en manos de los directorios de los partidos.[72]

Tamayo saca a luz pública este año, La Prometheida, cuando a la sazón contaba con 38 años de edad, obra que fue bien recibida por la crítica contemporánea, destacándose los estudios de Felipe Segundo Guzmán, publicado en El Hombre Libre[73] y de Daniel Salamanca.[74]

1918

“En 1918, en plena crisis liberal, Daniel Sánchez Bustamante se incorporaba al gobierno en representación del radicalismo. Tamayo saludaba este hecho como un triunfo…”.[75]

Los viajes de Franz Tamayo a sus propiedades en el altiplano eran habituales; pasaba allí temporadas en las que solía escribir. El 8 de mayo se ausentó por un mes al campo.[76]

1919

Este año el periodista y político cochabambino Joaquín Espada Antezana (1897-1999), amigo y correligionario de Tamayo en las lides radicales, publica en La Paz Germinal, Revista de Letras Nacionales y Extranjeras “patrocinada por Franz Tamayo”[77]. Esta revista era una segunda época de la que inicialmente publicó en su ciudad natal, aunque con otro carácter. En Germinal recuerda su director[78], Tamayo “hizo traducciones de poemas de la Barret Browning”.[79]

Entre el 23 y el 26 de noviembre, Tamayo lanzó un manifiesto a los radicales, publicado entre esas fechas por El Hombre Libre. Inmediatamente aparecería como folleto en la Imprenta Velarde bajo el título de Manifiesto Radical del Presidente del Partido don Franz Tamayo para los Radicales.

1920

El 12 de julio “se organizó el golpe […]  en el que los republicanos contaron con el apoyo del ejército que rompía así veinte años de respeto a las normas constitucionales. La cabeza indiscutible del golpe fue Bautista Saavedra  que un día antes había sustituido en la jefatura de su partido a Escalier.  El movimiento militar fue incruento y se resolvió en horas.”[80]

El 13 de julio asumió el poder una junta militar compuesta por Bautista Saavedra Mallea, José María Escalier y José Manuel Ramírez que detentó el gobierno hasta el 28 de enero de 1921.[81]  Este golpe entroniza en el poder al Republicanismo.

Este golpe “puso al radicalismo en una nueva crisis. Tamayo saludó el cambio político como una necesidad de salvación frente al envilecimiento político y una forma de escapar a la crisis de principios y de hombres”.[82]

La junta de gobierno convoca ese mismo año a una asamblea constituyente “que se pensó originalmente reformaría la constitución. Pero la realidad era que los tres jefes republicanos (Saavedra, Salamanca y Escalier), buscaban la presidencia del país y esperaban inclinar la balanza convencional a su favor”.[83]

Tamayo se postuló a la Asamblea Constituyente por La Paz, resultando elegido.

“La asamblea electa se reunió el 19 de Diciembre de 1920, presidida por el expresidente Severo Fernández Alonso. Las deliberaciones marcaron el fin de la unidad republicana. Saavedra logró la mayoría de la Asamblea. Escalier y Ramírez renunciaron a la junta alegando incompatibilidad porque querían postular a la presidencia. Salamanca, por su parte se había distanciado intencionalmente de Saavedra desde los primeros meses del nuevo gobierno”.[84]

1921

“El 28 de enero de 1921 los asambleístas votaron para presidente. Saavedra no tuvo problemas, la minoría opositora abandonó el hemiciclo, lo que permitió que fuera elegido con el quórum mínimo de 47 votos contra 1 de Salamanca.”[85]

Severo Fernández Alonso, en su calidad de Presidente de la H. Convención Nacional tomó el juramento de rigor a Bautista Saavedra.[86]

Tamayo viajó a Ginebra, a nombre del nuevo Gobierno, como abogado, “integrando la misión boliviana ante la Liga de las Naciones para demandar la revisión del tratado con Chile”. Este planteamiento fue desairado.[87]

Tamayo retornó al país los días anteriores al 19 de febrero de ese año.[88]  A su retorno de Europa, Tamayo asumió su diputación.

Este año, Tamayo tuvo un incidente con los dirigentes del Círculo de Bellas Artes, quienes le enviaron una carta en términos groseros demandando el pago de cuotas para la institución y publicaron la misma en la revista de la organización.[89] La respuesta de Tamayo fue lapidaria y se publicó en la prensa. Inmediatamente sobreviene la expulsión del socio honorario Franz Tamayo del mencionado Círculo de Bellas Artes “olvidando que es el que más ha honrado a ese círculo y que ese carácter de socio honorario se le confirió hace algunos años”.[90]

El polígrafo paceño, al recordar en 1947 el episodio comentaba: “Tamayo vuelve de Ginebra de haber defendido a Bolivia con el asentimiento y aprobación técnica del primer jurista de Europa, Raimundo Poincaré. Entonces el Centro de Bellas Artes de La Paz, decreta la expulsión ignominiosa de Tamayo, miembro honorario del Centro. Firman: Arguedas, Bedregal, Reynolds, Vaca Chávez y TUTI QUANTI”.[91]

Los primeros días de septiembre, Tamayo publicó un artículo en La Razón: “El principio de Autodeterminación. Animadversiones a la Frase de Mr. Wilson”, reproducido inmediatamente, bajo el mismo epígrafe, como folleto en la Escuela Tipográfica Salesiana.

El 26 de septiembre de 1921 Tamayo inició, en La República, la publicación de una serie de artículos sobre el problema marítimo que fijaron su posición sobre el tema, serie que se prolongó hasta el 15 de octubre de ese mismo año.

1922

Entre el 11 y el 28 de enero de 1922 se produjo la famosa interpelación de don Franz Tamayo al flamante Canciller don Ricardo Jaimes Freyre.[92]

1925

Se celebra el centenario de la creación de la República de Bolivia.

1927

Este año salió a luz, en la Imprenta Artística, Nuevos Rubayat.  El autor contaba, entonces con 48 años de edad.

1930

Tamayo elabora y presenta públicamente su Proyecto de Ley Capital (30.Jun.1930).

“Los estudiantes bolivianos dan voto de desconocimiento y oprobio contra Tamayo. Se comunica el voto a todas las universidades del Continente…”.[93]

1931

El 4 de enero se realizaron las elecciones presidenciales. El candidato único fue Daniel Salamanca, representante del grupo denominado como Republicano Genuino, acompañado por José Luis Tejada Sorzano del Partido Liberal.

El 11 de enero se lleva a cabo un referéndum con el propósito de cambiar la constitución

El 26 de febrero, Don Franz Tamayo fue elegido presidente de la Cámara de Diputados “por treinta y dos sufragios entre cincuenta y ocho asistentes a la segunda sesión preparatoria del Congreso Extraordinario…”.[94]

El 5 de marzo, asumió la presidencia de la Nación el político cochabambino Daniel Salamanca Urey (1868-1935). La revista cruceña La Semana observaba de este modo ese cambio y la individualidad del protagonista: “Ninguna promesa ha recibido la nación, a no  ser aquella que el mismo silencio expresa la laboriosidad. La vida pública del Dr. Salamanca, jamás ha podido amoldarse al gobierno. Opositor de cuantos partidos y hombres llegados al poder hasta 1930, el ilustre tribuno no conoce decepciones y amarguras infinitas, sino voces de halago y aliento. […] El nuevo gobierno, dentro de su situación nada envidiable por el quebranto financiero del país, tiene en sus manos o el resurgimiento de Bolivia, o su achatamiento total por la anarquía.[95]

1932

El 9 de septiembre se desata la Guerra del Chaco (1932-1935) que enfrentó a bolivianos y paraguayos por la posesión del Chaco, y terminó con la pérdida de ese territorio por parte de Bolivia.

El 25 de octubre Tamayo asume el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto aceptando una invitación de su entrañable y admirado amigo, ahora presidente de la República,  Daniel Salamanca.[96]

1933

El 31 de enero Tamayo dimitió del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto.[97]

A mediados de diciembre de 1933, después de algunas sesiones “tormentosas”, entre Tamayo y sus colegas diputados en torno al Centenario del nacimiento de Gabriel René Moreno (1834-1908), por cuanto, el primero se oponía a la realización de un homenaje al segundo; el gobierno de Daniel Salamanca aprobó un Decreto autorizando el mismo. El Diario hizo conocer dicho instrumento jurídico que en su parte resolutiva comprometía, además, la “publicación de un libro de difusión de la obra del sobresaliente escritor con el título de ‘Páginas Escogidas’ de Gabriel Rene Moreno”.[98]

El 5 de agosto murió en Buenos Aires don Daniel Sánchez Bustamante.

Este mismo año, y cuando Tamayo contaba con 54 años, publicó, en la Escuela Tipográfica Salesiana, Scopas. Tragedia Lírica.

1934

El 24 de septiembre, don Franz Tamayo fue nombrado candidato a la presidencia de la República por el partido republicano.[99]

En las elecciones del 11 de noviembre, “Tamayo obtuvo en todo el territorio nacional 8.976 votos y Juan María Zalles, representante del liberalismo 5.829, victoria con la que quedó nominado como Presidente Electo”.[100]

“El 27 de noviembre de 1934 caía Salamanca en el famoso ‘corralito’ de Villamontes”. “El ‘corralito’ eliminó también de la carrera política hacia la presidencia al poeta Franz Tamayo…”. “El gobierno surgido del golpe de Estado, anuló las elecciones ganadas por Tamayo”.[101]

El 1 de diciembre caía el gobierno de Daniel Salamanca[102] por el triunfo del golpe encabezado por José Luis Tejada Sorzano (1934-1936).

1937

El 13 de julio se hizo cargo de la presidencia Germán Busch (1937-1939).

1939

El 23 de agosto cayó el régimen de Busch, y asumió el gobierno Carlos Quintanilla Quiroga (1939-1940).

El nombre de Tamayo fue sugerido por los estudiantes paceños de la Universidad Mayor de San Andrés para que tercie en las elecciones para Rector. Empero, el aludido, rechazó esa demanda.

1940

El 15 de abril Quintanilla entregó el mando de la República a Enrique Peñaranda del Castillo, triunfador de las elecciones.

1942

Fernando Diez de Medina publica la biografía al modo fantástico de Franz Tamayo: El Hechicero del Ande, que merece una demoledora respuesta del biografiado, plasmada, inicialmente, en las columnas de la segunda sección de La Razón [(LP.2.Ago.1942):1,2], e inmediatamente en folleto bajo el epígrafe de Para Siempre. La respuesta de Diez de Medina se publicó bajo el epígrafe de Para Nunca.

“El municipio de La Paz, en voto solemne y público, declara ciudadanos infames al Presidente Salamanca y a su Ministro Tamayo. Firman: Waldo Belmonte Pool, General Valdivieso, Roberto Ballivián Yanguas y TUTI QUANTI”.[103]

1943

El 20 de diciembre asumió la presidencia una junta de gobierno a la cabeza del militar Gualberto Villarroel (1943-1946).

1944

El 5 de abril, Tamayo envía a El Diario su famoso proyecto de Ley Contra el Anonimato.

En julio de 1944 Tamayo es, nuevamente, candidato a una diputación por La Paz. Resulta elegido: “En las siete zonas electorales en las que se distribuyeron sesenta y un mesas, Tamayo obtuvo 2.269 votos, sus contendores más próximos Belmonte Pool 1.353 y José Antonio Arze 1.342”.[104]

El 1 de agosto, Tamayo es elegido, por aclamación, presidente de la Convención Nacional de ese año de 1944. A sugerencia de Augusto Céspedes, Víctor Paz Estenssoro, tomó juramento al presidente de la Convención.[105]

El 5 de agosto, Tamayo inauguró formalmente las sesiones de la  H. Convención Nacional y al día siguiente, luego de responder al discurso del presidente elegido por la H. Convención Nacional, tomó el juramento de rigor a Gualberto Villarroel.[106]

El 23 de agosto Tamayo renunció a la presidencia de la Convención al sentirse agraviado por algunas expresiones vertidas por diputados contrarios a él.[107] Sin embargo, la Convención rechazó, por aclamación, esa renuncia.[108]

El 11 de septiembre Tamayo presentó ante la Convención Nacional sus “Declaraciones en contribución al estudio de la post guerra”, popularizadas, luego, como “los 14 puntos” de Franz Tamayo. Al día siguiente pasaron a consideración de la Comisión de Negocios Diplomáticos, la misma que, luego de un estudio, el 26 de octubre evacuó un informe que determinó la adhesión de la Convención Nacional a los planteamientos de Tamayo.[109]

El 15 de septiembre, Tamayo nuevamente renunció a la presidencia de la Convención,[110] la misma que tampoco fue aceptada.[111]

El 4 de noviembre, los parlamentarios Rafael Otazo, Gil Coimbra y Arce Quiroga presentaron a consideración de la Convención Nacional el proyecto de Ley contra el Anonimato de Franz Tamayo.[112]

El 21 de noviembre se produjeron los tristemente célebres fusilamientos de Chuspipata como  consecuencia de un movimiento sedicioso originado en Oruro con conexiones en otros departamentos del país. Muchos de los conjurados fueron lanzados al vacío luego de ser baleados en el precipicio de el Balconcillo. Corrieron esta suerte: Tcnl. Demetrio Ramos, Cnl. Fernando Garrón, Cnl. Eduardo Paccieri, Sr. Eduardo Loayza Beltrán, Sr. Rubén Terrazas, Sr. Carlos Salinas Aramayo, Ing. Miguel Brito. El Cnl. Melitón Brito se suicidó en Caquena luego de una sañuda persecución por parte de Barrero y otros policías y agentes del Ministerio de Gobierno.

El 22 de noviembre, el  Presidente de la Convención pronunció en la sesión del Parlamento un “gran discurso cristiano sobre el punto palpitante de la revolución de Oruro”.[113] Esa fue la reacción de Tamayo ante los sucesos de Chuspipata. Tamayo no conoció los fusilamientos hasta que se consumaron, según declaración propia.

1945

El 26 de marzo, Tamayo lanzó un mensaje a la Convención Nacional, defendiendo y sustentando el doctrina boliviana planteada por él.[114]

El 23 de abril Tamayo participó de una reunión de presidentes de los tres poderes del Estado, en la cual lanzó una dura crítica al presidencialismo.[115]

El 29 de abril don Franz Tamayo renunció irrevocablemente a la presidencia de la Convención Nacional.[116]

Sus ideas contrarias a la autonomía universitaria ocasionaron que los estudiantes de todo país emitieran un voto resolutivo contra Tamayo. “Los estudiantes bolivianos reunidos en la Capital de la República, decretan infamia y oprobio para Tamayo. Es la muerte civil”.[117]

Este año publica Epigramas Griegos en la Escuela Tipográfica Salesiana. El polígrafo paceño contaba, entonces, con 66 años.

1946

El 21 de julio se desencadenan los trágicos acontecimientos que culminaron con el colgamiento del Presidente Gualberto Villarroel (1908–1946), Waldo Ballivián (  ¿? -1946), Luis Uría de la Oliva (  ¿? -1946), y algunos de sus colaboradores más cercanos como el periodista Roberto Hinojosa (  ¿?-1946).

1947

En junio de este año, en la fiesta de Corpus Christi fue “asaltada por los colonos la casa de hacienda de Quena-Amaya, en el Altiplano, de propiedad de la familia Tamayo”.[118]

Publica el conocido folleto Tamayo rinde cuenta, en el cual explica su actuación política, particularmente relacionada con el gobierno de Gualberto Villarroel (1943-1946).

1952

El 9 de abril se produjo la llamada Revolución Nacional que encumbró en el poder al Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) que inmediatamente lanzó medidas como la nacionalización de las minas, la reforma agraria y el voto universal.

Franz Tamayo fue declarado Maestro de Generaciones.[119]

1956

El 10 de mayo de 1956 Tamayo envía un breve mensaje a los periodistas bolivianos a través de la Asociación de Periodistas de La Paz, a la sazón presidida por Juan Cabrera García.[120]

La salud de Tamayo se deteriora aceleradamente

El 29 de julio don Franz Tamayo muere a los 79 años de edad.

NOTAS

[1] Sobre el lugar de nacimiento de Don Franz Tamayo Julio Díaz Arguedas afirmaba siete años después, es decir, en 1974: “…nació en la hacienda de Yaurichambi, situada a 73 kilómetros de La Paz…” [J. Díaz Arguedas. “Franz Tamayo Solares. (1879-1956)”. En Paceños Célebres. Esbozos biográficos. Ediciones ISLA, La Paz, 1974, P. 201].

[2] J. Díaz Arguedas. Franz Tamayo. El Poeta Filósofo. Ediciones Isla, Universo, La Paz, 1967. P. 20. Es importante mencionar que M. Baptista en su cronología de la vida y obra de Tamayo, hace, once años después, exactamente el mismo apunte sobre el nombre y agrega a Herminia en la lista de hermanos de Franz Tamayo (M. Baptista. Yo fui el orgullo… p. 369).

[3] A. Costa de la Torre. Catálogo de la Bibliografía Boliviana. Libros y folletos 1900-1963. Editorial Universidad Mayor de San Andrés, La Paz, 1966. P. 1015.

[4] J. De Mesa, T. Gisbert y C. D. Mesa Gisbert. Historia de Bolivia. Editorial Gisbert, La Paz, 1997. P. 421.

[5] J. De Mesa, T. Gisbert y C. D. Mesa Gisbert. Historia de Bolivia. Editorial Gisbert, La Paz, 1997. P. 411.

[6] J. De Mesa, T. Gisbert y C. D. Mesa Gisbert. Historia de Bolivia. Editorial Gisbert, La Paz, 1997. P. 452.

[7] R. Condarco Morales. Aniceto Arce. Artífice de la extensión de la Revolución Industrial en Bolivia. RCM editor, La Paz, 1985. P. 458.

[8] R. Condarco Morales. Aniceto Arce. Artífice de la extensión de la Revolución Industrial en Bolivia. RCM editor, La Paz, 1985. P. 464.

[9] R. Condarco Morales. Aniceto Arce. Artífice de la extensión de la Revolución Industrial en Bolivia. RCM editor, La Paz, 1985. P. 480.

[10] J. De Mesa, T. Gisbert y C. D. Mesa Gisbert. Historia de Bolivia. Editorial Gisbert, La Paz, 1997. P. 457.

[11] J. Escobari Cusicanqui. Historia Diplomática de Bolivia. Tomo II, Cuarta Edición, Talleres de Industrial Gráfica, Lima, Perú, 1982. Pp. 241, 242.

[12] F. Tamayo. “Prefacio”. Odas. P. Vii..

[13] J. M. Salinas. Historia de la Universidad Mayor de San Andrés, Segundo Tomo, Editorial UMSA, La Paz, s/d, P. 337.

[14] R. Condarco Morales. Aniceto Arce artífice de la extensión de la Revolución Industrial en Bolivia. Editorial e Imprenta Amerindia, La Paz, 1985. P. 602.

[15] J. De Mesa, T. Gisbert y C. D. Mesa Gisbert. Historia de Bolivia. Editorial Gisbert, La Paz, 1997. P. 460.

[16] Cf. de C. Mesa. Op. Cit. P. 335.

[17] F. Diez de Medina. Franz Tamayo. El Hechicero del Ande.  Imprenta López, Buenos Aires, 1942. P. 47.

[18] Cf. de C. Mesa Op. Cit. P. 335..

[19] Cf. J. Barnadas (dir). Diccionario Histórico de Bolivia. Tomo II. Grupo de Estudios Históricos, Sucre, 2002. P. 969.

[20] F. Tamayo. “Prefacio”. Odas. P. Vii.. En esta transcripción se respeta la ortografía original.

[21] Cf. de J. M. Salinas. Historia de la Universidad Mayor de San Andrés, Segundo Tomo, Editorial UMSA, La Paz, s/d, P. 336.

[22] Cf. de C. Mesa. Op. Cit. P. 223.

[23] R. Condarco M. “Revolución de 1898-1899. En J. Barnadas (dir). Diccionario Histórico de Bolivia. Tomo II. Grupo de Estudios Históricos, Sucre, 2002. P. 734, 735.

[24] F. Diez de Medina . Op. Cit.  P. 66.

[25] F. Diez de Medina Op. Cit. P. 71.

[26] J. Díaz Arguedas. Franz Tamayo. El Poeta Filósofo. La Paz, Ediciones Isla, 1967. P. 21.

[27] T. Imaña. “Cuestiones de límites con Chile”.  En  J. Barnadas (dir). Diccionario Histórico de Bolivia. Tomo II. Grupo de Estudios Históricos, Sucre, 2002. P. 645.

[28] J. Díaz Arguedas. “Franz Tamayo Solares (1879-1956)”…  El dato también aparece en la “Cronología”.de M. Baptista G.

[29] M. Baptista G. Yo fui el orgullo… P.  155, 156.

[30] “El Sr. Tamayo y La Razón. Carta del Sr. Tamayo al Director de La Razón. La Razón, Año 1, N° 29 (LP.15.Mar.1917):?

[31] E. Ocampo Moscoso. Historia del Periodismo Boliviano, La Juventud, La Paz, 1978. P. 349. dice que El Tiempo tuvo dos épocas. La primera, iniciada junto con la aparición de El Diario (1904), y la otra, a partir de 1909, cuando “fue dirigido por Víctor Muñoz Reyes, colaborado por un valioso grupo de jóvenes liberales. Finalmente fue clausurado a consecuencia de la revolución de 12 de julio de 1920”.  El Tiempo decía en 1913: “El Tiempo, fundado en la primera administración del señor Montes, y conocedor por consiguiente de su patriótica labor, se honra en enviar al primer Magistrado de la República el homenaje de su admiración y respeto” [El Tiempo (LP.14.Ago.1913):1].

[32] J. De Mesa, T. Gisbert y C. D. Mesa Gisbert. Historia de Bolivia. Editorial Gisbert, La Paz, 1997. P. 492.

[33]Georges Rouma (1881-  ?  ). Notable educador, nacido en Bélgica, que realizó fecunda labor en Bolivia. Tamayo mantenía divergencias con este maestro belga particularmente en lo referente a la educación del indio, pues éste sostenía la necesidad de brindar al indio una educación “especial”.

[34] R. Condarco Morales.  Historia de Saber y la Ciencia en Bolivia. Academia Nacional de Ciencias de Bolivia, La Paz, 1981. P. 289.

[35] M. Baptista G.  Yo fui el orgullo… P. 54.

[36] Hasta ahora no es posible realizar una relación cronológica del nacimiento de los hijos de la pareja Tamayo-Galindo, toda vez que no se cuenta con el documento primario para ello: Los certificados de nacimiento, y habida cuenta que las anotaciones realizadas por Tamayo con su puño y letra que figuran “en el libro que guarda/ba/ doña Luisa en su habitación”, posiblemente se hayan perdido con el inexorable paso del tiempo, ya que nadie tuvo el cuidado y/o la oportunidad de recuperarlas.

[37] William Jennings Bryan (1860-1925). Político norteamericano de tendencia populista que representó los intereses del centro agrario ante los poderes de la costa este de Estados Unidos. Se desempeñó como legislador y llegó a ser secretario de estado.

[38] F. Tamayo. “La Conferencia de Mr. Bryan’. El Diario (LP.11.Feb.1910): 1

[39] J. Albaracin Millan. “El radicalismo de Franz Tamayo. Historia del partido radical en la política boliviana”. El Diario, Artes, Ciencias, Letras, Educación, I (LP .23.Mar.1980):1.

[40] G. Lora.  Historia de los Partidos Políticos de Bolivia. Ediciones La Colmena, La Paz, 1987. p. 112, 113.

[41] J. Albarracín M. “El radicalismo de Franz Tamayo…”. El Diario. Ciencias. Artes. Letras. Educación. (LP.23.Mar.1980): 1.

[42] R. Condarco Morales.  Historia de Saber y la Ciencia en Bolivia. Academia Nacional de Ciencias de Bolivia, La Paz, 1981. P. 292.

[43] M. Baptista G. Yo fui el orgullo… P. 87.

[44] Cf. El Diario (LP.22.Feb.1911):?

[45] Cf. El Diario (LP.29.Sep.1911):6

[46] E. Diez de Medina. “50 años. El Diario”. El Diario, La Paz, 5 de abril de 1954. P. 12.

[47] Cf. El Tiempo (LP.14.Ago.1913):1,3.

[48] J. De Mesa, T. Gisbert y C. D. Mesa Gisbert. Historia de Bolivia. Editorial Gisbert, La Paz, 1997. P. 495.

[49] J. Albarracín M. “El radicalismo de Franz Tamayo…” El Diario. Ciencias, Artes, Letras, Educación I (LP.23.Mar.1980): 1.

[50] F. Tamayo. “La evolución probable”. El Diario (LP.4.Dic.1913), citado por J. Albarracín M. “El radicalismo de Franz Tamayo…”.

[51] J. Albarracín M. “El radicalismo de Franz Tamayo …”.

[52] Partido Radical. Discursos cambiados en el banquete ofrecido por la juventud radical en honor del  doctor Ismael Montes, Presidente electo de la República. La Paz, Imprenta Artística, 1913. P.9.

[53] J. Albarracín M. “El radicalismo de Franz Tamayo …”.

 

[54] R. Prudencio. “Isaac Tamayo y su obra”. Kollasuyo,  Revista mensual de estudios bolivianos. Año VI, No. 53 (LP.Mar-Abr.¿?): 80, 81.

[55] Redactor de la H. Cámara de Diputados. Legislatura Ordinaria de 1914. Tomo I. La Paz, Imprenta y Litografía Boliviana. Hugo Heitmann & Cia, 1914. Pp. 77-78.

[56] El Diario, edición vespertina (LP.14.Sep.1914):?

[57] Cf. Redactor de la H. Cámara de Diputados. Legislatura Ordinaria de 1914. Tomo I. La Paz, Imprenta y Litografía Boliviana. Hugo Heitmann & Cia, 1914. Pp. 200 y siguientes.

[58] J. Barnadas (Dir.). Diccionario Histórico de Bolivia. Segundo Tomo. Grupo de Estudios Históricos, Sucre, 2002. P. 481. Más adelante el propio diccionario dice lo siguiente: “En realidad se trató de un grupo de con dos graves limitaciones: la territorial, pues fue un fenómeno casi exclusivamente paceño; y la sociocultural, pues sólo arrastró a jóvenes intelectuales y escritores (D. Salamanca, F. Tamayo, T. M. Elío, D. Sánchez Bustamante, L. Espinoza y Saravia…), conocidos como los ‘jóvenes turcos’, al igual que en Francia y en Chile, quiso abrir una alternativa al Partido Liberal, pero los hechos demostraron que las circunstancias eran diferentes. Dispuso sucesivamente de dos órganos de prensa: El Fígaro (1915) y El Hombre Libre (1917), ambos dirigidos por Tamayo. Su existencia fue efímera: desde 1916 surgieron desavenencias y en 1918, según Klein, el único radical sobreviviente era Sánchez Bustamente: el resto había acabado reconciliándose con el Partido Liberal o pasado al Republicanismo; por esto sólo pudo tener un sentido simbólico el gesto del presidente Gutiérrez Guerra de invitarlo a formar parte de un gabinete de ‘concertación nacional’ (1918-1919). Su último signo de vida lo dio Tamayo en 1931, cuando fue elegido diputado por el partido (aunque ya giraba en torno al salamanquismo). Típico ejemplo de partido de dirigentes, pero sin masa”.

[59] C. Mesa. G. Op. Cit. P. 338.

[60] Redactor de la H. Cámara de Diputados. Legislatura Ordinaria de 1915. Tomo I. La Paz, Imprenta y Litografía Boliviana. Hugo Heitmann & Cia. 1916.  P. 627.

[61] J. Albaracin M. “El radicalismo de Franz Tamayo. Historia del partido radical en la política boliviana”. El Diario, Artes, Ciencias, Letras, Educación,  II (LP.30.Mar.1980): 4.

[62] Carta de Tamayo al director de La Razón, fechada en (LP.28.Abr.1917), y reproducida por El Diario de La Paz.

[63] J. Bardina. Arcaismo del Instituto Normal Superior organizado por la misión belga, con la Memoria presentada al Señor Presidente de la República, dimitiendo el cargo de Director de la Sección de Letras. La Paz, Tipografía América, 1917. 203 P.

[64] José Manuel Pando Solares (1848-1917). Destacado político que encabezó la llamada Revolución Federal, que encumbró en el poder al Partido Liberal que se mantendría en esa posición por el lapso de 21 años (1899-1920).

[65] CONDARCO MORALES, Ramiro. “Cronología de los acontecimientos de importancia nacional ocurridos en La Paz en 150 años de historia (1825-1975)”. En Monografía de Bolivia. Tomo II. La Paz, Cochabamba, Biblioteca del Sesquicentenario de la República, La Paz, 1975.  P. 180. Subraya nuestra.

[66] El Hombre Libre, Año 1, N° 51 (LP.28.Jun.1917):4

[67] MERCY, F., “Informe”. En Rev. del Min. de Colonización y Agricultura, 1907, P. 176-81 citado por CONDARCO MORALES, Ramiro. Historia del Ilustre Colegio de Abogados de La Paz, Colegio de Abogados de La Paz, La Paz, 1993. P. 243.

Conviene tener presente que, además, hacia 1911, según datos contenidos en el volumen de José Agustín Morales Monografía de la Provincia Ingavi  (Departamento de La Paz), La Paz, Litografías e Imprentas Unidas, 1928. P. 162,  la madre de Tamayo, doña Felicidad Solares aparece como propietaria de la hacienda Chusñupa, sin brindar mayores referencias sobre el particular.

[68] J. De Mesa, T. Gisbert y C. D. Mesa Gisbert. Historia de Bolivia. Editorial Gisbert, La Paz, 1997. P. 497.

[69] Cf. tb. v.gr. “Otro triunfo de Elío en el campo de honor. Tamayo, director de El Hombre Libre rehusa cobardemente batirse con el doctor Tomás M. Elío, director de El Fígaro”.  El Fígaro (LP.29.Ago.1917).

[70] Cf. El Hombre Libre (LP.12.Oct.1917):4; (LP.25.Oct.1917):4 y (LP.28.Oct.1917):4

[71] Cf. El Hombre Libre, Año 1, N° 156 (LP.6.Nov.1917):4.

[72] Cf. El Hombre Libre, Año 1, N°. 172 (LP.25.Nov.1917):1

[73] V. El Hombre Libre, Año I, N° 3.  (LP.4.May.1917): 1.

[74] D. Salamanca. “La Prometheida. Habla Salamanca. La opinión del gran tribuno sobre el poema de Tamayo”. El Hombre Libre, Año 1, N° 42 (LP.17.Jun.1917): 1. (C. A.). Esta transcripción tiene errores gruesos, por lo cual fue repetida en la edición N° 43 (LP.17.Jun.1917): 1, enmendando los yerros.

[75] J. Albaracin M. “El radicalismo de Franz Tamayo. Historia del partido radical en la política boliviana”. El Diario, Artes, Ciencias, Letras, Educación,  II (LP.30.Mar.1980): 4.

[76] “Don Franz Tamayo”. El Hombre Libre, Año 2, N° 189 (LP.8.May.1918): 4.

[77] A. Costa de la Torre. Catálogo de la bibliografía boliviana. Libros y folletos. Tomo II. Universidad Mayor de San Andrés, La Paz, 1973. P. 332, 333.

[78] M. Baptista. Entrevista a Joaquín Espada en Yo fui el orgullo…. p. 96.

[79] Isabel Barret Browning (1806-1861). Poetisa inglesa. Publicó Sonetos traducidos del portugués, Aurora Leigh, y otros.

[80] J. De Mesa, T. Gisbert y C. D. Mesa Gisbert. Historia de Bolivia. Editorial Gisbert, La Paz, 1997. P. 505.

[81] C. Mesa G. Op. Cit. P. 224.

[82] J. Albaracin M. “El radicalismo de Franz Tamayo. Historia del partido radical en la política boliviana”. El Diario, Artes, Ciencias, Letras, Educación,  II (LP.30.Mar.1980): 4.

[83] J. De Mesa, T. Gisbert y C. D. Mesa Gisbert. Historia de Bolivia. Editorial Gisbert, La Paz, 1997. P. 509.

[84] J. De Mesa, T. Gisbert y C. D. Mesa Gisbert. Historia de Bolivia. Editorial Gisbert, La Paz, 1997. P. 509.

[85] J. De Mesa, T. Gisbert y C. D. Mesa Gisbert. Historia de Bolivia. Editorial Gisbert, La Paz, 1997. P. 509.

[86] Redactor de la H. Convención Nacional. 28ª sesión ordinaria, La Paz, 28 de enero de 1921. P. 2.

[87] J. Albarracin M. “El radicalismo de Franz Tamayo. Historia del partido radical en la política boliviana”. El Diario, Artes, Ciencias, Letras, Educación,  II (LP.30.Mar.1980): 4.

[88] “Don Franz Tamayo de regreso al país”. La Razón, Año 5, Nº 992 (LP.19.Feb.1921): 3.

[89] LA REPUBLICA. “Tamayo y el Círculo de Bellas Artes”. La República, Año 1, Nº 29 (LP.19.Ago.1921); 1

[90] LA REPUBLICA. “El Círculo de Bellas Artes expulsa a  Tamayo”. La República, Año 1, Nº 30 (LP.20.Ago.1921): 1.

[91] F. Tamayo. Tamayo rinde cuenta. La Paz, Don Bosco, 1947. P. 30, 31.

[92] Ricardo Jaimes Freyre (1868-1933) antes de ser nombrado Canciller por Bautista Saavedra, fue su Ministro de Instrucción, cargo que desempeñó entre el 10 de abril de 1921 y el 9 de enero de 1922, día en que fue nombrado Ministro de Relaciones Exteriores, función en la que permaneció por poco tiempo, apenas, 61 días (C. Mesa G. Op. Cit. P. 325). Una de sus primeras tareas fue atender la interpelación del diputado Franz Tamayo. Renunció al cargo el 11 de marzo de 1922 (Ibidem).

[93] F. Tamayo. Tamayo rinde cuenta. La Paz, Don Bosco, 1947. P. 31.

[94] EL DIARIO.  “Las Cámaras Legislativas organizaron sus mesas directivas. Presidente electivo del Senado fue designado el Dr. D. Plácido Sánchez; de la Cámara Baja, el Dr. F. Tamayo. Dos credenciales observadas en la H. Cámara de Senadores, y nueve en la de Diputados, para discutirlas después”. El Diario (LP.27.Feb.1931): 7.

[95] La Semana (SC.8.Mar.1931):?

[96] C. Mesa G. Op. Cit. P. 335.

[97] C. Mesa G. Op. Cit. P. 335.

[98] El Diario (LP.16.Dic.1933):?

[99] La Razón (LP.25.Sep.1934):4

[100] La Razón (LP.12.Nov.1934):4

[101] C. Mesa G. Op. Cit. P. 138.

[102] C. Mesa G. Op. Cit. P. 224.

[103] F. Tamayo. Tamayo rinde cuenta.  La Paz, Don Bosco, 1947. P. 31.

[104] La Razón (LP.3.Jul.1944):1

[105]Redactor de la H. Convención Nacional de 1944. Tomo I, Editorial La Paz S. A., La Paz, 1944, Pp. 1-30.

[106] Redactor de la H. Convención Nacional de 1944. Tomo I, Editorial La Paz S. A., La Paz, 1944, Pp. 1-30, 163.

[107] La Razón (LP.23.Ago.1944):4.

[108] La Razón (LP.24.Ago.1944):4.

[109] Redactor de la H. Convención Nacional de 1944. Tomo V, La Paz, Editorial La Paz S.A., 1944. Pp. 2934-2982;  La Razón (LP.27.Oct.1944):4

[110] La Razón (LP.16.Sep.1944):4

[111] La Razón (LP.16.Sep.1944):4

[112] La Razón (LP.5.Nov.1944):5

[113] F. Tamayo. Tamayo rinde cuenta.  La Paz, Don Bosco, 1947. P. 8.

[114] Ultima Hora (LP.27.Mar.1945):5

[115] Ultima Hora (LP.24.Abr.1945):5

[116] Ultima Hora (LP.30.Abr.1945):4

[117] F. Tamayo. Tamayo rinde cuenta.  La Paz, Don Bosco, 1947. P. 31.

[118] M. Baptista G. Yo fui el orgullo… P. 402.

[119] En Marcha, Año 2, N° 57 (LP.19.Jun.1952):1

[120] Ultima Hora (LP.12.May.1956):5